Cargando...
 

Año 1989

El 15 de octubre de 1989

Se publica desde el diario la Vanguardia uno de los primeros ataques mediaticos contra La Atunara, ataques que luego se convertiria hasta la actualidad, en una oscura campaña politica continuada en el tiempo, de difamaciones y demonizacion del barrio. El articulo se realizo a traves de la informacion que les proporciono el entonces parroco de Miraflores, Jose Chamizo (mas tarde defensor del pueblo andaluz) y redactado con grandes dosis de jocosidad e ironia.

La informacion aportada por Chamizo, una amalgama de medias verdades, fantasias, generalidades y absurdos ejemplos resultantes de mezclar el tema del contrabando de tabaco con el del hachis

Sobra decir que al igual que ocurrio con otro reportaje de Arturo Perez Reverte, en ambos casos se hicieron los reportajes sin entrar en el barrio y sin entrevistar a ningun habitante del mismo. Destacable tambien la gran omision por parte del redactor, de las razones por la que no habia lanchas policiales y del porque los efectivos en tierra mostraban tanta permisibilidad, todos sabemos que un grupo de mujeres puede obstaculazar la entrada de una calle durante un corto periodo de tiempo, pero no de todo un barrio.y menos aun durante meses y años como indicaba la entrevista.

 

Los pescadores de La Linea tambien capturan chocolate
CÁDIZ.— La Atunara es un barrio pesquero de La Línea de la Concepción. en el que, según la opinión generalizada, los pescadores capturan con sus redes de todo menos pescado. La Guardia Civil y la Policía Nacional no se atreven a entrar en este barrio, después de haber tenido varias veces que salir huyendo de las piedras de los vecinos. Se calcula que el 70 por ciento de su población viven del tráfico de drogas y del contrabando de tabaco. (cuando las autoridades españolas informaron del último ametrallamiento de un pesquero frente a las costas de Marruecos, “al entrar pescando almejas”, según la versión oficial, la mayoría de los gaditanos se hartaron de reír.

La flota pesquera de La Atunara ha sufrido este año una reconversión sorprendente. La contaminación de los caladeros de almejas obligó a medio centenar de barcos de esta barriada a permanecer amarrados a puerto durante más de un mes.
En este tiempo, los pescadores probaron suerte y echaron sus redes al tabaco y al hachís. Y vieron que les resultaba más rentable que el pescado. Hoy, buena parte de su actividad se dedica a traer tabaco rubio americano de Gibraltar y “chocolate” de Marruecos.
En la playa de La Atunara no hay que buscar una coincidencia ni esperar muchas horas para po der ser testigos de un desembarco de contrabando procedente de Gibraltar. A plena luz del día, ante la mismísima Guardia Civil, una cadena de mujeres con sus niños en brazos se interpone en el camino de las fuerzas policiales para evitar que lleguen a intervenir mientras se descarga “ante sus narices” decenas de cajas de tabaco. El tabaco rubio americano se compra en Gibraltar a unas 800 pesetas el cartón y se vende en España a 1.500 pesetas, aproximadamente. El mismo cartón se vende en los estancos a 2.000 pesetas. Una caja con 50 cartones le deja limpias al contrabandista unas 20.000 pesetas una vez pagadas las 40.000 que cobra el que pone la barca y las 3.000 que cobra cada uno de los que ayudan a descargarlas. Los cargamentos suelen ser de ocho o diez cajas, para evitar que el volumen de la operación sea considerado delito (a partir del millón de pesetas de valor) lo que permite calcular en 200.000 pesetas las ganancias de cada viaje a Gibraltar. La colonia británica se encuentra a poco menos de cinco minutos en barca. Fuentes de Aduanas aseguran que los contrabandistas realizan viajes continuamente.

Esta circunstancia hace manifestar al párroco de Taraguillas, José Chamizo, que “ser traficante es una ganga” y no acepta la división que se hace oficialmente entre traficantes de drogas y contrabandistas de tabaco. “Lo uno y lo otro va íntimamente ligado”. Chamizo, que ha recibido infinidad de amenazas de muerte, indica las raíces sociales y económicas del fenómeno en su zona. “Todo lo que ocurre es consecuencia del subdesarrollo de Cádiz. Además, no hay riesgo ninguno para los traficantes, que obtienen en un día el dinero que no ganan en un mes con la pesca. Un joven camarero de aquí mismo ganó 3 millones em pocos días sólo por ayudar a un traficante portugués a vender el cargamento que trajo en su coche. A partir de entonces dejó su trabajo e invirtió el dinero en traer, por su cuenta, más mercancía”.

En el mismo reportaje dedican un pequeño parrafo al tema contrabando en Algeciras, curiosamente aislado de los demas parrafos, mostrandose delimitado dentro de un cuadro. En este parrafo si bien no exculpa al municipio algecireño deja bien claro que su papel era con respecto al contrabando menos relevante y el redactor incluso se lamenta de que antes el contrabando en Algeciras generaba riqueza. Al final del parrafo las declaraciones de Chamizo vuelven, sin aviso previo, a cruzar datos del contrabando de tabaco con el de la droga.

Algeciras es solo plaza de paso
La tradicional fuente de ingresos del contrabando en Algeciras está sufriendo cambios cualitativos. Antes el dinero obtenido del contrabando se quedaba aquí y generaba cierta riqueza. Ahora, con la llegada de los grandes traficantes foráneos, el dinero se va a Gibraltar o a Málaga para ser blanqueado en lujosas urbanizaciones.

En Algeciras, La Línea, San Roque o Tarifa quedan los medianos y pequeños traficantes y, sobre todo, los jóvenes adictos a la heroína que cobran en especie su participación en el tráfico.
Las pequeñas fortunas que así se hacen son reflotadas a la legalidad mediante negocios locales. Algeciras, con 120.000 habitantes, está poblada de cientos de “boutiques”. Las hay por todas partes, unas junto a otras, nadie dice nada, pero a todos les resulta extraña esa exagerada proliferación.

Un comerciante de muebles de Algeciras es conocido por su habilidad para traficar con cualquier cosa lo mismo da que sea droga, tabaco o diamantes. Y hasta pistachos ha llegado a introducir clandestinamente. Un tendero de poca monta ha invertido 500 millones en una urbanización de lujo y una familia de obreros en paro es vista en un chalet de su propiedad en la Costa del Sol. Son algunos datos dados por el párroco del barrio de Taraguillas, José Chamizo, un popular activista de la lucha contra la droga.

Para hacernos una mejor idea de esta difamatoria comparativa entre ciudades, hay que recordar que este mismo diario, publicaba "En lo que va de año se han aprehendido en el Puerto de Algeciras 20.000 kilos de hachis y dos millones de cajetillas de tabaco", el domingo 20 de diciembre de 1992, cantidades a las que habria que haber sumado las decomisadas dentro del municipio y en sus aguas jurisdiccionales, pero ese es un dato politicamente invisible que nunca conoceremos.


El 26 de diciembre de 1989

El Ministerio de Obras Publicas y Urbanismo emite un informe favorable sobre la construccion del puerto pesquero de La Atunara


Valora esta página:
Resultado de votos: - / 10
Contribuyentes a esta página: admin .
Última modificación de la página el Domingo 29 de Marzo, 2015 20:21:40 CEST por admin. (Versión 19)